Consejos Prácticos para Ahorrar en la Cocina

Las crisis siempre sirven para algo. Por ejemplo, para tomar conciencia sobre lo que se gasta, como se gasta, y también lo que se despilfarra. La vida diaria las preocupaciones y ocupaciones no nos hacen tomar conciencia, pero debemos hacerlo.

A continuación te daremos unos sencillos consejos para ahorrar en la cocina, ponlos en práctica, y verás cómo tu presupuesto rendirá muchísimo más.

consejos para ahorrar
Prácticos consejos para ahorrar dinero en la cocina.

Planificación del menú antes de comprar

Una manera sencilla de ahorrar en la cocina es planificar el menú de toda la semana. Tómate un tiempo y piensa que platos puedes hacer, ve lo que tienes en la alacena, en el frigorífico y en base a eso planifica tu semana.

Ten cuidado con las ofertas, suelen ser tentadoras, pero puede que no sea lo que necesites. Y tengas en la alacena lo que compraste por meses y meses hasta que tengas la ocasión de usarlo.

Cuando vayas de compras no vayas con hambre, puede ser letal. Debido a que en ese caso no pensarás con la cabeza. Sino será tú estomago el quien llenará tu bolsa o carrito, con productos innecesarios y antojitos.

La alacena y el frigorífico

Si quieres ahorrar en la cocina, lo primero que debes hacer antes de ir de compras, es revisar muy bien que tienes en la alacena y en el frigorífico. Echa mano de todo lo que allí tienes para planificar el menú de la semana. De esa manera no tendrás productos en la alacena por años y años.

Una vez que abriste productos envasados como arroces, harinas, pastas, cereales, guárdalos en recipientes herméticos, para que no se echen a perder. La temperatura del frigorífico debe oscilar entre 1 y 5ºC el congelador debe estar a – 18ºC. Más o menos temperatura echará a perder los alimentos. Otra de las cosas que debes tener en cuenta es que los alimentos no deben tocar la parte trasera del frigorífico, debe haber espacio suficiente para que el aire circule.

En las puertas coloca los alimentos que no necesiten tanto frio como huevos, salsas, bebidas. En la parte inferior van los vegetales y frutas, de esa manera recibirán menos frio y se mantendrán frescos y turgentes. En la parte superior cerca del congelador debes guardar los lácteos y carnes.

Tamaño de las raciones a servir en la mesa

Los humanos comemos con los ojos y por eso nos servimos porciones que generalmente no podemos terminar. Lo que no se come obviamente, va a la basura. Si quieres ahorrar en la cocina, no puedes permitir que esto pase.

Puedes evitarlo sirviendo porciones más pequeñas. No es que quieras matar a tu familia de hambre para ahorrar en la cocina. Nada de eso, pero al servir una porción más pequeña el comensal podrá repetir cuantas veces le apetezca, y no se tirará comida.

Si te ha sobrado comida, lo ideal es que lo guardes en recipientes herméticos. Estará mucho más sabrosa al otro día en un almuerzo, cena o para complementar alguna de esas comidas. También puedes congelarlo en un recipiente bien acondicionado.

Truquitos para ahorrar en la cocina

  • Compra siempre frutas y verduras de estación, son mucho más económicas. Puedes congelar las verduras después de hervirlas, escurrirlas y dejarlas enfriar. Guárdalas en bolsas aptas para congelar alimentos o en recipientes herméticos
  • Guarda el pan de molde en la nevera, se conservará mucho mejor.
  • Para que la verdura de hoja esté siempre como recién cortada, envuélvelas en papel periódico. Antes de consumirla debes lavarla muy bien.
  • Otro de los muy buenos trucos para ahorrar en la cocina, es colocar unos granitos de café o arroz a la sal, de esa manera evitarás que se humedezca.
  • Antes de guardar el queso en la nevera, envuélvelo en papel plástico de cocina, eso evitará la proliferación de hongos
  • No laves las frutas antes de guardarlas, la humedad acelera el proceso de deterioro, debes lavarlas antes de consumirlas.
  • Si los cereales están un poco blandos mételos un rato al horno tapados con papel aluminio, y en unos cuantos minutos están nuevamente crujientes y apetecibles.
  • No guardes las cebollas junto a las patatas, porque de esa manera se estropean mucho más rápido.
  • Si el pan se puso duro, no te preocupes, humedécelo un poco y ponlo en el horno caliente. Unos cuantos minutos allí y saldrá como recién hecho.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies