Cheesecake, receta para un postre delicioso

La receta de la cheesecake de frutos rojos no resulta para nada complicada de realizar y te podemos asegurar que su sabor te dejará chupándote los dedos por su delicia.

Ten presente que los frutos rojos o frutas del bosque son bayas muy pequeñas y muy deliciosas, que antes de cultivarse, solían desarrollarse en arbustos silvestres. Estos frutos rojos se pueden utilizar en todo tipo de preparaciones y de postres, debido a su sabor dulce y a la vez ácido, convirtiéndolos en muy populares en todo el mundo culinario.

Lo que te diremos es que con este postre pueden llegar a comer hasta ocho comensales y su dificultad de preparación es baja, tardando aproximadamente dos horas y media en hacerse.

Los ingredientes que necesitarás para hacer tu cheesecake de frutos rojos son: 225 gramos de galletas y 100 gramos de mantequilla. Estos dos te servirán para cocinar tu base del cheesecake.

Respecto del relleno, vas a precisar: 600 gramos de queso crema tipo Philadelphia, 125 gramos de azúcar, 50 mililitros de nata para montar, una cucharada de postre maicena y tres huevos.

Asimismo, para decorar tu cheesecake con frutos rojos precisarás 200 gramos de coulis de frutos rojos o en su defecto de mermelada de frutos rojos, 200 gramos de frutos rojos bien variados y frescos.

Ahora bien, te diremos los pasos a seguir para hacer tu torta. En primer lugar, para preparar la base de la tarta, deberás triturar las galletas con la mano o valiéndote de una máquina acorde que te permita hacer eso. También podrás meter las galletas ya troceadas dentro de una bolsa de plástico y pasarles un rodillo por encima a fin de convertirlas en migas.

Luego deberás fundir la mantequilla en el microondas y mezclarla con las migas de las galletas hasta lograr que se forme bien una pasta.

Lo siguiente será engrasar un molde desmontable redondo de unos 25 centímetros de diámetro, para luego poner la base de las galletas en el fondo de él. Apretar con las manos las galletas y asegurarnos de que queden bien adheridas a la base. Esto mismo lo deberás reservar en la heladera.

A continuación, deberás precalentar el horno a 150 grados centígrados y después, en un bol amplio, colocar el queso fresco, la nata, la maicena, el azúcar y los huevos y mezclar todo muy bien.

Luego deberás sacar el molde de la heladera y verter con cuidado la mezcla de queso. Hornear a 150 grados centígrados con calor arriba y durante un lapso de 45 minutos.

Transcurrido este tiempo, debes apagar el horno y dejar que la torta se vaya enfriando en su interior, lo recomendable es que quede dentro del horno otros 45 minutos.

Lo siguiente será sacar la cheescake y reservarla dentro de la heladera por un tiempo de cuatro horas a fin de que se enfríe bien.

A la hora de servirla, decórala con el coulis de frutos rojos por encima y con los frutos rojos también. Verás que será una torta sumamente deliciosa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here